El saltamontes, Salabhasana

Educación física, Higiene

Este asana puede considerarse avanzado pero su potencia consiste en trabajar con vigor y conciencia la región pélvica.

Aunque no podamos ejecutarla por completo, el solo hecho de activar la musculatura abdominal y los extensores lumbares ya aporta beneficios.

Partimos de la posición tumbados boca abajo tal y como muestra la figura

20150513_184313

Y a continuación colocamos las manos bajo el cuerpo situadas contra el bajo vientre, como encajadas en la parte baja del abdomen entre el ombligo y el pubis.

20150513_184323

Las manos pueden adoptar tres modos de apoyo que os mostramos.

20150513_18420920150513_18421520150513_184218

El que muestra la imagen con las palmas abiertas, es el que ofrece mejor base de apoyo, y es el más indicado si aún no hemos adquirido la fuerza suficiente como para llevar este asana hasta su terminación. Probemos entonces con esta posición de manos en nuestro primer intento.

20150513_184218

Cuando habiendo afianzado las manos bajo la pelvis estemos preparados hacemos una inspiración profunda y al soltar el aire elevamos alternativamente, primero una pierna

20150513_184331

y nos mantenemos unos segundos entre 20 y 30 respirando con normalidad, profunda y pausadamente.

En espiración regresamos bajando la pierna y descansamos un par de respiraciones.

20150513_184323

Y elevamos la otra pierna siguiendo idéntica pauta………

20150513_184338

Para regresar a la posición neutra.

20150513_184323

Respiramos normalmente 4 veces y en inspiración fijamos fuertemente la pelvis contra el suelo. Sintiendo como el abdomen bajo presiona contra nuestras manos.

Elevamos entonces de forma suave y simultanea ambas piernas hacia el techo.

20150513_184351

atencion Respiramos pausada y relajadamente. La pelvis está fuertemente fijada contra el suelo y para ello buscamos la sensación de que toda la tensión muscular del bajo vientre se dirija hacia un punto central situado un poco por debajo del abdomen.

Es el Dan Tien, el centro energético y de gravedad de nuestro cuerpo. Al interior existe físicamente un plexo nervioso y un centro de distribución de linfa también muy importante: ambas funciones fisiológicas vitales para el funcionamiento de los órganos internos del abdomen.

Por supuesto lo que hay que graduar en este asana, en función del entrenamiento de cada cual, es la altura a la que se elevan las piernas, y el tiempo de permanencia en la posición. Entre 15 y 45 segundos.

Volvemos a la posición neutra en espiración y descansamos con los brazos ya a los lados del cuerpo o extendidos a los lados de la cabeza.

20150511_184804

Contraindicaciones absolutas.

  • Personas con un diagnóstico de estrechamiento del canal medular o lesiones vertebrales que supongan un desplazamiento de L5 sobre S1, espondilolistesis,deben evitar este asana.

Contraindicaciones relativas.

  • Personas con hernias discales o protrusiones discales.
  • Personas con cirugias abdominales recientes, aunque estén dadas de alta.

Beneficios.

  • Tonifica los órganos de la pelvis menor: útero, ovarios, bajo intestino y colon sigmoides, vejiga urinaria y próstata.
  • Entrena los pilares del diafragma y distiende la inserción del músculo psoas iliaco. Y tonifica y fortalece el vital músculo transverso profundo del abdomen.
  • Estimula la arteria, vena y nervio femoral situados bajo la ingle en la raíz del muslo.

Y así se hace……

Esperamos que estéis disfrutando de los beneficios del yoga.

Si tenéis dudas o queréis compartir vuestra experiencia con nosotros venir a conocernos u opinar en este blog.

SANAARTE

Anuncios